Mi voto no es para Baldizón

Por: Gabriel Alejandro Castellanos | 6 de septiembre de 2011 | Temas: Opinión, Opinión.
Mi voto no es para Baldizón

Nos encontramos a días de las elecciones generales y haciendo una evaluación bastante rápida podemos darnos cuenta que existen candidatos que sí tienen la capacidad de cumplir lo que prometen, y por esto no sólo me refiero a candidatos a la Presidencia y Vicepresidencia.

Pero recordemos que además de los candidatos que proyectan capacidad y propuestas realistas, tenemos por el contrario, a un candidato en específico que se ha dado a la tarea de ofrecer cualquier cosa que se le viene a la cabeza, y por este me refiero a Manuel Baldizón del partido LIDER.

De ese tipo de candidatos es de los que aún estamos a tiempo de protegernos, pues agarrar de chiste las necesidades de la gente y ofrecer cosas que a todas luces son irrealizables, es en primer lugar irresponsable y luego ridículo.

Más allá de la propuesta de un “Bono 15”, el candidato presidencial del partido LIDER pareciera que vive en el país de las maravillas, en que sólo un genio sería capaz de hacer realidad todo lo que se metió a prometer.

Las encuestas señalan que puede llegar a darse una segunda vuelta, en la que participarían Otto Pérez Molina y el señor Baldizón, y no es para menos, pues sus propuestas lo han hecho controversial y es ampliamente reconocido por la población.

Ahora bien, una cosa es ser reconocido y otra cosa es hablar con solvencia en lo que se propone, hay que ser realista y darse cuenta que más allá de prometer por prometer el país necesita soluciones, no payasadas.

En el “marketing” ser mencionado y reconocido, ya sea por buenos o malos actos, es sumamente beneficioso pues el nombre de una persona o marca permea en el imaginario colectivo. Pero esto está bien para dar a conocer a un artista o una marca en específico, pero no para un candidato a Presidente.

En todo esto hay una parte divertida y una triste, la parte triste es que al parecer el candidato antes descrito estará en una eventual segunda vuelta, y la falta de ética y escrúpulos de este “Flautista de Hamelin” únicamente revestirá de más promesas irrealizables los espacios publicitarios y noticiosos que ocupe. Sin embargo, la parte divertida de todo esto es que este candidato ha pasado de ser un candidato a un chiste con nombre y apellido, pues es la comidilla de muchísimas personas, una sobremesa ideal para reírse de lo ridículo de su actuar.

Sin embargo, lo lamentable es que Baldizón no promete prometer cosas que si puede hacer, por el contrario, habla para ganar y se aleja de la realidad, juega con las necesidades de la gente y hace creer a muchos que podrá ayudarles cuando lo triste es que la mayoría de sus promesas serán sólo eso, promesas.

En lo personal “Mi voto no es para Baldizón”, en primer lugar porque las necesidades de las personas no son chiste, y luego porque alejarse de la realidad, de la lógica, de la ética y de la coherencia para poder ganar no demuestran nada bueno, por el contrario, demuestran que ante nosotros se expone un demagogo con un ego de emperador, con maquiavélicos principios y a quien considero, incapaz de cumplir casi el cien por ciento de lo que promete.

También le puede interesar leer

Anteriores Siguientes

Escriba su comentario: