Transición de Gobierno en Guatemala

Por: Gabriel Alejandro Castellanos | 22 de septiembre de 2011 | Temas: Desarrollo Institucional.
Transición de Gobierno en Guatemala

Respecto a los resultados obtenidos por los partidos políticos en los comicios electorales del 11 de septiembre de 2011, esto acorde a los datos vertidos por el Tribunal Supremo Electoral, en relación a los datos para la elección de Presidente y Vicepresidente de la República, el Partido Patriota (PP) obtuvo un 36.02% y el partido Libertad Democrática Renovada (LIDER) un 23.21%, datos que, según la legislación guatemalteca, se traducen en una segunda vuelta para la elección definitiva para los cargos anteriormente citados.

A cuarenta y cuatro días de la segunda vuelta, ha existido una serie de alianzas políticas ente los partidos LIDER y PP, ocupando estas alianzas los principales espacios mediáticos a nivel guatemalteco e internacional.

Sin embargo, poco se ha hablado del tema de transición y de los actores que intervienen en dicho proceso, pues más allá de las alianzas, el tema de transición es toral para que exista continuidad en diversos procesos que pueden catalogarse de exitosos, o bien, procesos que deberán ser continuados por haber sido consensuados con la comunidad internacional, cámaras empresariales o actores de la sociedad civil.

Para efecto de apoyo al proceso de transición, se logró determinar que el Programa de Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) ha realizado una serie de acciones relativas al tema, esto sin dejar de lado el trabajo de los propios partidos políticos a lo interno.

Al respecto, Héctor Morales Delgado, Analista de Comunicaciones del PNUD, señaló que: “El PNUD ha ofrecido el apoyo técnico en la transición, para el efecto se programaron alrededor de 12 desayunos con cuadros técnicos de los partidos políticos para conocer cómo abordarían una transición.  El último ejercicio concluyó el martes previo a las elecciones.  Luego se hará una exploración con los candidatos a segunda elección y, al mismo tiempo, conversaciones con el Gobierno actual para la formalización del proceso”.

La importancia en un efectivo proceso de transición de un gobierno a otro se traduce en que si el mismo es verdaderamente efectivo no existirá un rezago, por el contrario las cosas continuarán como estaban funcionando, pero con el agregado de que la experiencia de quienes están a cargo de determinados procesos contribuyan con su relevo o se mantengan en el cargo.

Por otra parte, es importante que el Congreso actual y el futuro se enfoquen en proveer de un marco legal que favorezca a la existencia de verdaderas políticas de estado y no sólo de gobierno, como podría suceder si se fortalece la Ley del Servicio Civil, fortaleciendo así la figura del empleado público.

Al respecto, el Informe Barómetro de la Profesionalización de los Servicios Civiles de Centroamérica y República Dominicana puntualiza, en lo relativo al fortalecimiento y modernización del servicio civil y de la función pública en Guatemala, como recomendación que: “El rediseño del marco legal, con pautas claras y articuladas que definan un sistema de gestión de RH (Recursos Humanos) basado en el mérito y la flexibilidad. El marco legal debería integrar instancias que aseguren, además de la ONSEC (Oficina Nacional del Servicio Civil), garantías para evitar la arbitrariedad y el uso político de los cargos”. Según el mismo informe, este tipo de aspectos se han logrado controlar en otros países a través de Comisiones de Servicio Civil.

Por todo lo anterior, es importantísimo el rol que juega el PNUD en el proceso de transición de un gobierno a otro en Guatemala, pero también debe tomarse en cuenta que tanto el nuevo, como el actual gobierno, así como el actual y futuro Congreso, deben considerar fortalecer herramientas que logren facilitar que se implementen verdaderas políticas de Estado, pero a través de la permanencia de quienes las materializan.

También le puede interesar leer

Anteriores Siguientes

Escriba su comentario: