No espantarse y observar los cambios

30 de enero de 2012 | Temas: Opinión.
No espantarse y observar los cambios

Editorial – 30 de enero de 2012.

El alto índice de desempleo juvenil fue uno de los temas seriamente tratados por los líderes empresariales reunidos en el Foro Económico Mundial, celebrado recientemente en Davos, Suiza. Concluyeron que el mismo puede considerarse un cáncer en la sociedad y, a su vez, que el mundo está “sentado sobre una bomba de tiempo social y económica”.

Según informó esta semana la cadena noticiosa BBC Mundo: “En todo el mundo hay 200 millones de desempleados. 75 millones tienen edades entre los 16 y 24 años, y cada año cerca de 40 millones de jóvenes están listos para entrar al mercado laboral”. Cabe agregar que, al día de hoy, la forma en la que se prepara a la juventud para enfrentar los retos que implica entrar al mercado laboral, se encuentran desfasados, y empiezan a cobrar la factura a nivel global. Un panorama catastrófico que hace reconsiderar al capitalismo como la única forma de relación socioeconómica viable.

El materialismo histórico propuso, en su momento, que cada sistema socioeconómico “engendra el germen de su propia destrucción”, lo que contrastado con la realidad, en donde el sistema económico empieza a mostrar claras señales de su incapacidad de generar lo necesario que miles de personas necesitan para subsistir, es una clara muestra de que el sistema demanda cambios de fondo.

Si nos enfocamos en buscar culpables, la responsabilidad va desde las empresas hasta el sistema educativo, de ahí que surge esa iniciativa en donde líderes mundiales cuestionan la viabilidad del capitalismo como sistema socioeconómico, pues uno de los lamentables efectos que ha producido es el desempleo juvenil. A la fecha, achacar responsabilidades es una labor innecesaria, por lo que más bien conviene estar atentos a las iniciativas que nacen de cumbres como la realizada en Davos, pues el tiempo corre y cada segundo perdido en implementar soluciones se convierte en un segundo más de distancia de alcanzar estas soluciones tangibles.

Lo cierto es que el mundo se encuentra en una etapa de cambios, una etapa de cuestionamiento de los sistemas y de la socialización de la información, siendo el máximo exponente de lo anterior, el propio internet. Conviene pues, no espantarse ni considerar que todo cambiará de un día a otro, más es prudente observar los cambios, pues estos sin duda beneficiarán a millones de personas a nivel global.

También le puede interesar leer

Anteriores Siguientes

Escriba su comentario: