La crisis y sus escenarios

Por: Alejandro Cuellar - @ichalejandro | 31 de julio de 2012 | Temas: Opinión.
La crisis y sus escenarios

En las últimas semanas, hemos sido testigos de una serie de acontecimientos políticos, educativos, económicos, deportivos y sociales en Guatemala. El balance ético realmente es alarmante, ya que no precisamente se trabaja con dicha disciplina, es decir, rectitud conforme a la moral.

En el escenario político, seguimos padeciendo de esa falta de madurez en los defensores de la patria con su corbata roja y de otros colores. Se dicen ser la oposición, pero verdaderamente son la obstrucción-obstaculización con el oficialismo y su intento de querer hacer las cosas – hasta donde esperamos los guatemaltecos – bien. Su máxima autoridad y sus publicaciones de página completa en los periódicos nacionales, señalando lo que ofrecieron y no han cumplido, o bien, lo que están haciendo versus lo que ofrecieron, se hace un reto a la autoridad para debates, apelaciones, etc. y una vez más estimado lector se podría preguntar ¿con qué propósito? Es válido hacer los señalamientos, pero primero se deben anteponer la solvencia política y las evidencias que demuestren tales señalamientos.

En la educación, los estudiantes pretenden – sin saber por qué –imponer sus intereses y con disfraz de diálogo-negociación. Naturalmente como buenos adolescentes y/o pre-adultos, necesitan aun una orientación para que libremente puedan tomar decisiones de forma responsable. Sin embargo, la manifestación de su inconformidad actual ha sido sólo el reflejo de una escasa educación en casa, poca intervención de sus padres como primeros educadores, profesores sentimentalistas, etc. Lo anterior, me deja la impresión que se busca solamente un título acreditado por el ministerio de educación, pero que no hay una verdadera vocación como docentes. Si como estudiantes se manifiestan con improperios, palos, piedras, etc. no cabe duda que su próxima promoción, será el de integrarse al sindicato de maestros para continuar con ese mismo patrón de conducta. Es válido exigir derechos, pero primero se deben anteponer las obligaciones.

Con relación al escenario económico, los precios actuales no son precisamente regulados por quienes corresponda para beneficio del consumidor y su salario nominal. Por lo mismo, el poder adquisitivo cada vez es menor y los favorecidos serán los que están del otro lado del mostrador. Los impuestos seguirán pagándose y cada vez son más las facturas que no generan crédito fiscal. El combustible no ha vuelto a estar por debajo de los Q30.00 y todo indica que no lo estará. Los empleados esperan o esperamos un aumento salarial para el próximo año, pero una vez más se diluirá por la misma inflación y la falta de protección al consumidor. Los hipermercados continúan incrementando sus precios por semana y estos si facilitan facturas que otorgan crédito fiscal. Por lo que basta asociar – por sentido común – a quiénes está favoreciendo la movilización económica actual.

A nivel deportivo, sabemos que jugadores aceptaron arreglar encuentros internacionales y no necesariamente de forma gratuita, nos representa una delegación de 19 atletas y 60 delegados en Londres, es decir, más protocolos que competidores. A nivel de futbol, la liga nacional seguirá promocionando a los mismos dos clubes y sus más de 260 clásicos. A nivel sub-20 ahora que no se logró un buen resultado, se utiliza el mismo recurso que el de los estudiantes que no quieren mejoras en su tecnificación: protestar con improperios y golpes (porque no se contaba con piedras, etc.).

Continuando con los escenarios, en lo social, se sigue dejando a un lado la escala de principios éticos y morales para con la manera de actuar. No hay interés por buscar y encontrar un modelo virtuoso a seguir (Sí los hay) pero impera el temor a que se le catalogue de “santurrón”, “aburrido”, “ortodoxo”, “anticuado”, “cursi”, etc. Actualmente lo importante es “cómo luzco”, “cómo me veo”, “cómo me ven”, entiéndase un egoísmo[1] abundante y este mismo es el que no permite ver más allá del “yo”; no hay cabida a un tú y mucho menos a un nosotros. Obviamente estimado lector, este aspecto está altamente vinculado con todos escenarios y especialmente en el del hogar y su falta de interés por educar, formar, orientar, aconsejar, etc. a nuestra descendencia.

De nuevo, quiero dejar claro una vez más – como en todas mis publicaciones anteriores – no somos todos, y por lo mismo, matemáticamente podemos hacer mucho más, ya que esas minorías no pueden pesar más que el resto de los guatemaltecos.

Se ha preguntado ¿qué clase de educación, formación y orientación han recibido nuestros defensores de la patria, servidores públicos, empresarios, deportistas, estudiantes y ciudadanos para que nuestra sociedad esté como esté? O bien, ¿qué clase de educación, formación y orientación le estamos dando a nuestra descendencia? Pues la/lo invito a que busque, encuentre y evalúe la respuesta y reflexione ese cómo puede aportar para que se llegue a poner un alto a este modelo conductual que estamos viviendo hoy y que cada vez más nos está llevando a una sociedad empobrecida en la escala de valores morales y de no actuar verdaderamente con responsabilidad.



[1] Cfr. http://reportajede.com/2012/06/corrupcion-oposicion-egoismo/ publicado el pasado 27 de junio de 2012.

También le puede interesar leer

Anteriores Siguientes

Escriba su comentario: